Propaganda y metáfora (V Parte)

18 06 2009

La metáfora nos hace caer en su propia trampa, sobre todo, cuando se utiliza con el fin de manipular o estimular los sentimientos más instintivos del ser humano. No obstante, se debe diferenciar entre la metáfora ornamental y la eufemística. Mientras que una es usada de buena voluntad para deleitar al público o al lector, la otra sólo se utiliza con el fin de manipular. La metáfora a la que hago referencia en esta entrada es más que un elemento estilístico susceptible a ser eliminado a voluntad. Es algo planeado para lograr un fin específico.

En relación con esto último, dice textualmente J. M González (Metáforas del poder, Madrid, Alianza Editorial, 1998):

 Podríamos preguntarnos retóricamente qué quedaría de la historia del pensamiento político si suprimiéramos todas las metáforas que contiene, si elimináramos leviatanes, cuerpos políticos, máquinas, teatros, pactos con el diablo, panópticos, velos de ignorancia, mercados, naves del Estado, etc. Pero todavía podríamos dar un paso más si, además de suprimir estas “metáforas vivas”, intentáramos eliminar las “metáforas muertas”, es decir, aquellos conceptos que en su origen son metafóricos pero que ya están lexicalizados e incluidos en el lenguaje común y cuyo carácter metafórico se nos ha escapado.

La concepción de la política como magia fue llevada hasta las máximas consecuencias por Hitler. De este modo, la propaganda política del dictador solo fue superada por la propaganda ejercida sobre el pueblo norteamericano con el fin de entrar en la Guerra Mundial. En el fragmento se puede ver cómo A. Hitler llevaba hasta el máximo su convicción política y cómo hablaba con su séquito de hombres para convencerlos de la victoria final de Alemania. La exaltación, la manera de dirigirse y hablar a sus tropas, el uso de metáforas que envalentaban a las filas, la grandeza de la raza aria frente a otras razas, etc. desenvocaron en las desastrosas consecuencias que todavía están presentes a día de hoy.

Mein Kampf . A. Hitler:

 El mitin de masas es necesario aunque sólo sea porque en él, el individuo, que se está convirtiendo en partidario de un nuevo movimiento, se siente solitario y es fácil que se sienta preso del temor de encontrarse solo; contempla por primera vez el cuadro de una gran comunidad, algo que tiene un efecto reconfortante y alentador sobre la mayoría de las personas […] Si sale por primera vez de su pequeño taller o de la gran empresa, donde se siente muy pequeño, y entra en un mitin de masas y se encuentra rodeado de por miles y miles de personas que tienen los mismos ideales […] sucumbe a la influencia mágica de lo que llamamos sugestión de masa.

    Hitler intentaba incluir al individuo en un grupo social. En otras palabras: terminar con el miedo al aislamiento. Otra característica de las muchas que existen al intentar comprender por qué el dictador tuvo tantos adeptos.





Medios y eufemismos: ¿Necesario? (IV Parte)

22 05 2009

Se le llama “lenguaje políticamente correcto” a aquel que es acorde con las normas sociales de corrección de actitud y de pensamiento. Su violación lleva a la condena e, incluso, a la exclusión social. El origen de dicha práctica es usar un lenguaje que no pueda ofender a ningún colectivo. Lamentablemente, es necesario tener cierta educación y cultura para determinar qué es ofensivo y qué no lo es. El uso de este tipo de forma de habla desvía el auténtico problema de discriminación u ofensa hacia las palabras en vez de adentrar en las verdaderas causas de las mismas. Podría considerarse que el lenguaje políticamente correcto es un “eufemismo de eufemismo”.

Leer el resto de esta entrada »





Quintiliano y la política (III Parte)

15 05 2009

Sería una lástima no hacer mención en ese blog a Quintiliano, maestro de la oratoria política. Marcus Fabius Quintilianus (Marco Fabio Quintiliano), 35 d. C – 95 d. C, fue un retórico que nació en Calagurris (actual Calahorra), Hispania. Estudió en Roma donde primero ejerció de abogado, pero se le conoce por haber sido profesor de Retórica. Tras ejercer durante veinte años como abogado y profesor, Quintiliano decide aislarse para dedicar su vida a escribir. Su fama actual le viene del libro Institutio Oratoria (90 d. C), gran obra redactada en doce volúmenes. En los dos primeros libros, Quintiliano trata la educación elemental tal y como se organizaba en la Roma de su tiempo y estudia los métodos para la formación básica en el campo de la Retórica. La obra completa presenta una entereza y una originalidad notables que traducen el pensamiento del autor, todo lo cual se expresa con un estilo lúcido y brillante. Esta obra ejerció una gran influencia sobre la teoría pedagógica que sustenta el humanismo y el renacimiento. Y de ella me voy a servir para intentar explicar cómo las grandes palabras y la ética, que muchas veces es insuficiente, afectan a la política actual.
Leer el resto de esta entrada »





Acortando el campo de trabajo (II Parte)

11 05 2009

La comunicación política está actualmente en decadencia. Los políticos no hacen uso de buenas expresiones, enunciados coherentes o palabras precisas en sus discursos (se ve claro en las disertaciones del senado americano).

  No obstante, es hora de acortar un poco el campo de trabajo que vamos a emplear. No es lo mismo hablar de retórica o de un análisis enunciativo. Hay muchos subtemas a nivel de análisis de contenido en los discursos políticos que pueden, y de hecho son, objeto de estudio. Por ello es necesario tener bien presente el objeto de este trabajo, que no es otra cosa que la palabra.

         Propongo un marco teórico que permite realizar esa tarea de manera sistemática y organizada. Ese marco supone, como punto de partida, una división en cuatro subgéneros de la investigación sobre el contenido del discurso político, o también, se podría extrapolar al debate político. Los cuatro subgrupos serían: el análisis lingüístico, el análisis temático, el análisis de contenido o estratégico y el análisis retórico.
Leer el resto de esta entrada »





Política y gramática (I Parte)

20 04 2009

El politólogo Terence Qualter  dijo una vez, en una de sus más curiosas obras  sobre la democracia y el capitalismo Publicidad y democracia en la sociedad de masas que: 

T. Qualter (T. Qualter, fallecido el pasado 2008)

            La dificultad irresoluble es que los que tienen el mayor poder para aumentar la calidad de la política democrática liberal, o para moderar el materialismo individual excesivo de su cultura, tienen los mayores intereses creados en preservar las cosas tal y como están. Al mismo tiempo, los más adversamente afectados por las cosas existentes son los menos conscientes de la medida en que son engañados, manipulados y defraudados.

            Leer el resto de esta entrada »





¿Existe el nacionalismo español?

13 04 2009
carlos_taibo1

Carlos Taibo

“Tanto o PP coma o PSOE son partidos nacionalistas españois”, afirmaba tajantemente el politólogo y profesor de Ciencia Política en la Universidad Autónoma de Madrid, Carlos Taibo, en la conferencia que pronunció en la fundación Caixa Galicia de A Coruña. Bajo el título “Galicia e os nacionalismos españois”, el profesor explicó que los principales partidos afirman que “a nación española non é nin discutible nin interpretable”, a la vez que estos mismos partidos “son os que negan ser nacionalistas españois”.

Leer el resto de esta entrada »





¿Se acabarán los programas del corazón?

29 03 2009

En mayo del 2002, el entonces presidente del Gobierno, José María Aznar, declaró durante una entrevista con Luis del Olmo: “En televisión se ven a diario espectáculos de gente que no se sabe quién es, de dónde ha salido, contando miserias, insultándose de manera descarnada o aireando todo tipo de intimidades.”

            A lo que el periodista contestó: “Yo soy partidario de la libre competencia entre los medios de comunicación, pero todo tiene un límite.”

                Por lo que hay que preguntarse… ¿dónde está ese límite, corazón?

          

                                                                                                   Leer el resto de esta entrada »