Queísmos

16 11 2008

Dicen que los hermanos pequeños son menos carismáticos, que toda controversia les ofusca y que se desmoronan rápidamente ante cualquier dificultad. Según este razonamiento, el hermano mayor es el primero en llegar al poder, como ocurrió en Polonia con los gemelos Kacinsky; sólo unos minutos de diferencia le otorgaron a Lech la presidencia del país. En Cuba fue también el mayor, Fidel Castro, que después de 50 años en el poder, esperaría hasta el 31 de julio de 2006 para cedérselo a su discreto hermano Raúl. Éste último, antiguo militar, manifestó rápidamente que no promovería reformas de gran calado en la isla, ya que eso no parece ir con los “hombres de su especie”.

Raúl Castro no lo tiene nada fácil para encontrar el punto de inflexión entre la apertura económica que demandan los cubanos y la que ve como “necesaria” política socialista. El ahora presidente es un hombre de ideas claras que no ha tardado en saber imponerse al frente del gobierno y que ha exigido trabajo y disciplina para paliar algunas carencias de la población, como el mal servicio de los transportes o las pésimas condiciones de vivienda que existen en la isla.“Hay que producir más y dar más trabajo a nuestra gente”, suele repetir Raúl Castro en todas sus apariciones públicas. Como buena figura totalitaria, Raúl sabe que cuando a un cubano le “vacían el bolsillo” es, sin duda alguna, el primer síntoma de una revolución. No nos extrañemos ni edulcoremos la historia, algo que está ahora muy de moda; el dinero también fue un importante condicionante en el levantamiento que en el 1959 le dio la jefatura de Estado a Fidel Castro. La revolución cubana, en sus orígenes, intentó construir una alternativa ideal hacia el capitalismo dominante; su líder, Fidel Alejandro Castro Ruz, impuso por vez primera un sistema socialista en un lugar geográfico estratégico, un jaque mate a Norteamérica.

A partir de entonces, la vida del continente giraría en torno a la isla hasta mediados de los 60, cuando el gobierno cubano empezó a cojear en democracia y en el campo de los derechos humanos. Irregularidades que, en su día, no se pudieron ver por la ceguera de los intelectuales de la época y por el sentimiento de empatía que motivaba el único país del mundo con un modelo económico y social alternativo.

La historia de Cuba es, al igual que la de muchos países latinoamericanos, la de un líder que supo aprovecharse de las masas e implantó un gobierno que por idealista, pecó de utópico. Lamentarse ahora del incierto devenir de la isla es un argumento cínico; eso se debería haber hecho mucho antes, cuando todavía se juzgaba, en los temidos tribunales revolucionarios y con el nombre de “Operación Verdad”, a los periodistas e intelectuales contrarios al régimen.

Fidel es un hombre viejo que, como todas las grandes personas, o lo que es lo mismo, personas íntegras, ha luchado por lo que ha creído y sigue creyendo a día de hoy. Es más, conoce de sobra sus fallos, puesto que es una persona inteligente, pero no los acepta: le molesta de manera sobrehumana que los políticos que desconocen una guerra Civil se los restrieguen por la cara. Con estas palabras no se busca criticar la ineficacia del ser humano para canalizar las grandes ideas en política mundana, sino simplemente recordar la figura de un hombre al que le han dejado dirigir a sus anchas la idiosincrasia del país que acaba de heredar su hermano. Es el turno ya de que Raúl martirice al sistema, mientras, Fidel pasará un tiempo gozando de su jubilación y riéndose de occidente, como ha hecho siempre, desde la columna Reflexiones del diario Granma.

Eso sí, estoy segura que morirá sin ver el fallo en esta frase; los queísmos siempre le delatan.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: