Ellos nunca lloran

22 11 2008

Marisol Palacios es la vicepresidenta de la Asociación de Madres y Padres Separados de Álava (Amapase). Esta abogada, consciente de que los divorcios empobrecen tanto a hombres como a mujeres, ha decidido afirmar, sin ningún tapujo, que los principales perjudicados con la última reforma de la Ley del Divorcio son ellos. “La Ley del Divorcio está muy mal hecha –espetó un día en su despacho al periodista Eduardo Argote–. No estoy justificando la violencia. Estoy intentando razonar un poco: tú piensa en un hombre al que le despojan de su casa, de sus hijos y al que dejan prácticamente en la ruina. Y encima se pitorrean de él. ¿Qué más tiene que perder esa persona?”

   En este caso, el divorcio no sería más que la guinda de un pastel que el hombre “lleva aguantando” mucho tiempo. Parecía que la última reforma de la Ley del Divorcio apuntaba hacia una modificación integral: se podría haber hecho una liquidación de gananciales en el momento de la separación, se podría haber dado la posibilidad de que cada miembro de la pareja tuviera su vivienda, las custodias compartidas se podrían haber mejorado, etc. Pero no ha sido así. Las leyes y la sociedad no le dan la razón al hombre. Ocurre lo mismo con las denuncias de maltrato hacia el varón, muchas de ellas derivadas de la mala aplicación de esta ley, que hace que las mujeres amenacen con retirarles la custodia por completo.

   Durante cientos de años, la mujer ha sido muy discriminada. Esta característica se observa muy bien en los países de cultura mediterránea: los herederos de un antiguo Imperio Romano en donde la mujer siempre estuvo relegada al cubiculum y a la culina. Pero, si hay otro factor que llama la atención, éste era el papel del varón, un hombre que se ocultaba bajo la máscara fría, competente y varonil. De hecho, la frase: “los hombres no lloran” se repite actualmente más de la cuenta. 

   Debido a los cambios sociales que se produjeron en el siglo XXI, el sexo masculino se encuentra desorientado. Son muchos los que sufren en silencio cómo unas leyes basadas en una doctrina errónea le arrancan la custodia de sus hijos. Pero el maltrato no se queda aquí. Los expertos que tratan el tema con mucho cuidado para no ser tildados de “machistas”, reconocen en voz baja que esta “tipología masculina” se siente terriblemente humillada, con su autoestima anulada y menospreciada de manera continua. Su disidencia interna es sumamente significativa: ¿Qué papel deben desempeñar?, ¿Por qué las leyes no le amparan lo suficiente?

   Los siglos de dominación del hombre han creado un sentimiento de culpabilidad a muchos varones del que algunas mujeres de carácter iracundo y talante agresivo sacan partido: ejercen el maltrato a la inversa. 

   Mientras que el 95 por ciento de las agresiones físicas corresponden a casos de violencia en contra de las mujeres, tan sólo el cinco por ciento se trata de agresiones a los hombres por parte de sus esposas.

El psicólogo Alejandro Madrigal afirma que los hombres que denuncian el abuso son muy pocos. Pero, según este experto, en muchos casos, esto deriva a un maltrato a la mujer: “los hombres prefieren no denunciar el abuso del que son víctimas y terminan por adoptar la misma conducta de sus esposas; un verdadero círculo de violencia”.

   La igualdad y la violencia de género se tratan de una forma sexista en España que beneficia a la mujer, ya que los casi veinte españoles que han sido maltratados en lo que va de año nunca han sido portada de periódicos. Según el Instituto de la Mujer, durante este año las mujeres presentaron casi 18.000 denuncias por delitos de malos tratos frente a las casi 4.000 de los hombres, una cifra nada despreciable.

   Las querellas impuestas por los hombres hacia sus ex-mujeres van en aumento. Los temas siempre son parecidos: éstas llegan a amenazarles con denunciarles por malos tratos o con no dejarles ver a sus hijos si no regresan a casa. Los hombres maltratados aguantan las situaciones de desprecio en soledad, por el amor que tienen a sus parejas o a sus hijos. Callan por vergüenza, por miedo o por que sienten heridos en su ego masculino: la otra cara despiadada de la violencia de género.

La teoría señala al hombre maltratado que debe respetar a la mujer, la merecedora de la custodia de sus hijos por el hecho de ser madre y educadora del hogar. Parece que, todavía a día de hoy, a la sangre latina le cuesta reconocer un axioma tan simple como que el maltrato de una mujer hacia un hombre también es violencia de género. Llorar es lo único que les queda, pero, ahora, es la sociedad la que no se lo permite.

Anuncios

Acciones

Information

2 responses

23 11 2008
Miguel García

Hola a tod@s.

Me ha encantado que habases de este tema. Es cierto, en mas del 95% de los casos de divorcio la custodia de los niños es para la mujer. En un porcentaje elevadísmo la vivienda familiar (al 50% de propiedad para cada uno) queda para el uso de la mujer, con lo que al hombre le queda seguir pagando la hipoteca por un 50% de inmueble que no podrá vender. Nadie querrá comprar un 50% de casa donde no puede vivir, y la única persona que podría interesarse, la mujer, no le hace ninguna falta puesto que ya vive en ella.

Por otra parte la violencia de género o machista tiene una prorpoción de 1 a 8 mujeres/hombres. No me parece incorrecto llamarle machista.

Un saludo

23 11 2008
yaescronico

Hola Miguel. Es curioso que comentes el tema de la vivienda familiar (uno de los más duros). Sí que es cierto que muchos de los hombres que han pedido el divorcio están viviendo una situación muy crítica. Aunque todavía no esté muy buen visto comentarlo, es muy común que las mujeres aprovechen la posición de “dominio” que les otorga la ley para, en algunos casos, chantajear a sus ex esposos.
En Salamanca conocí una asociación que me convió mucho. La lleva un taxista (divorciado y cansado de los desplantes de su ex esposa) y una pareja de abogados (que atiende casi sin ánimo de lucro). La página web es: http://apfs-salamanca.iespana.es/index.htm
Los testimonios de muchos de sus miembros y de sus familias son terribles.
El mayor motivo de los que acuden allí: quieren ver a sus hijos.

Encantada de que te haya gustado el tema.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: