¿Existe el nacionalismo español?

13 04 2009
carlos_taibo1

Carlos Taibo

“Tanto o PP coma o PSOE son partidos nacionalistas españois”, afirmaba tajantemente el politólogo y profesor de Ciencia Política en la Universidad Autónoma de Madrid, Carlos Taibo, en la conferencia que pronunció en la fundación Caixa Galicia de A Coruña. Bajo el título “Galicia e os nacionalismos españois”, el profesor explicó que los principales partidos afirman que “a nación española non é nin discutible nin interpretable”, a la vez que estos mismos partidos “son os que negan ser nacionalistas españois”.

A Carlos Taibo le extrañó bastante que los dos partidos mayoritarios comentaran de manera continua que “sempre se encontraban dispostos a dialogar cos nacionalistas”. No obstante, “existen temas que eles non tocan, xa que deixan aparte a unidad de España, a soberanía nacional e a igualdade dos españois”, detalló.

El profesor de Ciencia Política no percibe como problema la existencia de un nacionalismo español enraizado, sino “a negación das conductas nacionais”, las mismas que “ás veces poden resultar moi extremas tanto no léxico como na práctica”. Es en este punto donde Taibo plantea una paradoja: “¿Por qué os partidos non admiten ser nacionalistas españois cando pensan que a nación española non é nin discutible nin interpretable?”

Según el politólogo, esta confusión está muy extendida en todo el espectro ideológico español. Por lo tanto, el mismo autor apunta varias ideas que ayudan a concretar por qué “hoxe en día non se fala de nacionalismo español”. En primer lugar, este tema es tabú ya que “o que non existe, non debe ser criticado”. En segundo lugar, “todo o que ten que ver cos nacionalismos está moi mal visto neste país, e o término trae problemas de prexuízos”. En último lugar hay que tener en cuenta que el nacionalismo español está en contra de los nacionalismos periféricos, los mismos que entrarían en colisión directa con este primero. Todo ello teniendo en cuenta la base de los dos grandes partidos políticos que se sostiene en que “os estados son intocables”.

Los efectos

El problema que surge del nacionalismo español, para Taibo, radica en la “invisibilidade do asunto”, lo que hace que, en algunos casos, se recurra “á invención da tradición de discursos nacionais”. Además, otro de los efectos que acarrea esta dialéctica, está en que repercute en que “as nacións compitan entre sí en Europa”, una competitividad nacional que se ve reflejada, según Taibo, en las peticiones económicas a la Unión Europea.

Esta dicotomía es la que llega hasta los ciudadanos “que non abrazan a lingua común” y que se sienten “marxinais” frente a los otros (por lo que serían ciudadanos de segunda categoría). En síntesis, la teoría de Taibo se sintetiza en que “a inexistencia dun nacionalismo que defenda un estado amplo e que acepte a discursión, fai difícil un bo discurso político”.

Xosé Luís Rodríguez Pardo, ex senador electo por A Coruña, fue el encargado de moderar el debate que tuvo lugar al finalizar la conferencia. Y lo hizo lanzando la siguiente pregunta para fomentar la participación: “¿Non é moi excluente un discurso que nega ao cidadán o dereito de plantexarse a unión nacional?”. Carlos Taibo admitió que “non haberá debate xamais se non se admite o nacionalismo español”. La mayoría del auditorio, que acabó elevando la voz debido a que los micrófonos se encontraban estropeados, llegó a la conclusión con la que cerró Rodríguez Pardo la ponencia: “o nacionalismo español sempre estará en conxunción coa maneira de organización do Estado, un tema complicado ó que os partidos prefiren non facer fronte”.


¿Quién es?

Carlos Taibo, profesor de Ciencia Política en la Universidad Autónoma de Madrid, es autor de una veintena de libros que se ocupan de la política internacional del momento. Entre los más recientes se cuentan Guerra entre barbaries (Punto de lectura, Madrid, 2002), ¿Hacia dónde nos lleva Estados Unidos? (Ediciones B, Barcelona, 2004), Crítica de la Unión Europea (Catarata, Madrid, 2005), Rapiña global (Punto de lectura, Madrid, 2006), Movimientos antiglobalización (Catarata, Madrid, 2007) y, en colaboración con José Luis Sampedro, Sobre política, mercado y convivencia (Catarata, Madrid, 2006).


Cómo abordar el nacionalismo español:

  • Álvarez Junco, José (2001) Mater dolorosa. La idea de España en el siglo XIX Madrid, Taurus.
  • Anderson, Benedict (1993): Comunidades imaginadas. Reflexiones sobre el origen y difusión del nacionalismo, México, FCE.
  • Beramendi, J., De la Granja, J. Luis y Anguera, Pere (2001): La España de los nacionalismos y las autonomías, Madrid, ed. Síntesis.
  • Fox, Inman (1997): La invención de España. Nacionalismo liberal e identidad nacional, Madrid, Cátedra.
  • Pérez Garzón, Juan-Sisinio (1999): El nacionalismo Español en sus orígenes: Factores de Configuración; en Anna Mª García Rovira, ed., “España ¿nación de naciones?”. Revista Ayer 35: 53-86, Madrid: Marcial Pons.
  • Pérez Garzón, J. Sisinio et alii (2000): La gestión de la memoria. La historia de España al servicio del poder, Barcelona, Crítica.
  • Pérez Garzón, Juan-Sisinio (2001): Modesto Lafuente, artífice de la historia nacional española, Pamplona, ed. Urgoiti.
  • Saz, Ismael (2003): España contra España. Los nacionalismos franquistas, Madrid, Marcial Pons.
  • Taibo, Carlos (coord.) (2007): Nacionalismo español. Esencias, memoria e instituciones, Madrid, La Catarata.
Anuncios

Acciones

Information

10 responses

15 04 2009
Javier Antelo

Por supuesto que sí existen nacionalistas españoles.
La cuestión es: ¿a quienes comprende dicho término? Por ejemplo, una persona que defiende el estado español como una buena forma de organización y progreso de nuestra sociedad, ¿sería un nacionalista español? Estuve en la conferencia y me parece que para el señor Taibo sí lo sería. Yo no estoy de acuerdo.
¡Un saludo!

15 04 2009
Irene

Tienes razón. Creo que el concepto no estuvo muy bien explicado… Además, en el momento que se teoriza tanto sobre política, se pierden matices….
Es un tema complicado en el que prefiero no posicionarme. No obstante, está muy bien conocerlo y plantearse si existe o no para no caer en manipulaciones o puntos de vistas simplistas que se sintetizan en dos opciones (cuando hay bastantes más).
Gracias por el debate!

16 04 2009
porantonomasia

Creo que hoy por hoy existen tantas etiquetas que pocas cosas quedan fuera de poder ser clasificadas.

A mi parecer si lo puede haber, pero mayoritariamente no.

19 04 2009
Irene Tomé

Creo que el “nacionalismo español” es una idea que parte de la negación de otra idea contraria, por lo que es un concepto más complicado de definir y, como dices, es cuestionable.
Gracias por participar!

18 04 2009
Miguel García

Sumando al debate.
No confundamos la posición o la ideología de los ciudadanos con las posiciones de los partidos; por ejemplo: ¿todos los votantes del BNG defienden el separatismo? ¿Cuántos de los más de 10 millones de votantes del PP son o se comportarían como algunos de sus dirigentes? ¿Cuál es la posición del PSOE: la de Bono o la de Montilla?
Es como el colesterol. Existe un nacionalismo español “malo” y uno no tan malo. Al igual que los vascos, catalanes y gallegos. ¿En qué se distingue el malo? En que antepone, por mucho, una idea o una ventaja personal al bienestar de los ciudadanos a los que dice defender.

Miguel García
a.miguelgarciacorral@gmail.com
http://egoexcentricos.blogspot.com

8 05 2009
Irene Tomé

Los dos comentarios que has hecho tiene mucho que ver: sí que parece que afiliarte en un partido es asumir un 100% su ideología desde fuera. Ya sé que no es así pero, a veces, también se entiende de esa manera desde dentro. Me parece muy correcto lo que piensas, y sería bueno que muchos lo entendieran. Un abrazo Miguel!

22 04 2009
dptbqv

G3FQph jijibvneogsm, [url=http://xerhjqbmcccd.com/]xerhjqbmcccd[/url], [link=http://bsaimnnwcdnw.com/]bsaimnnwcdnw[/link], http://bgblfcynetec.com/

29 09 2009
errico78

El problema es que en españa se enfrentan los diferentes tipos de nacionalismos como si fuese un enfrentamiento entre el bien y el mal. eso es una contradicción pues es el portador humano el que hace que un nacionalismo, ideología o religión sea decente y transigente o excluyente por otro lado. Es decir todos estamos de acuerdo que el nacionalismo vasco que defiende eta es mucho peor que el nacionalismo español que defiende el psoe por ejemplo en cambio es mucho mejor el nacionalismo catalán de ciu al español franquista. Además todos los nacionalismos tienen varios puntos en común. Idolatración a la violencia ejercida por su concepto nacional, victimización si reciben esa violéncia y falsificación histórica en todos ellos; pero con una particularidad todos los nacionalismos que tienen Estado es decir la unidad político-jurídica asumen con normalidad esos puntos, en cambio los “nacionalismos sin estado ” catalán, vasco, gallego, comunero castellano, etc, tienen una mayor dificultad para defender esos postulados que teniendo un estado no necesitarian hacerlo. Perdón si mi analisis es muy simplista, pero yo lo veo así, Grácias

29 09 2009
Irene Tomé

Gracias a ti por participar! Es muy cierto lo que comentas. Un saludo.

4 03 2010
O Garcia do Outeiro

Umha pessoa nom tem umha identidade unívoca, a família, as amizades… etc. vam tecendo redes em que o individuo completa a sua socializaçom. Mas vaia por diante que nom existem indíviduos desligados dumha ou outra naçom. Outra cousa é como é que se manifesta esse nacionalismo e que classe de nacionalismo é. Jesús Tusón em “El lujo del lenguaje” deixava claro que nom é possível carregar a palavra nacionalismo com denotaçons negativas, como pretende o espanholismo quando demoniza aos “nacionalistas periféricos”. Mui polo contrário é precisso estabelecer categorias “nacionalismo de estado”, “nacional-populismo”, etc.

Outro vector, em minha opiniom imprescindível e olhar para a diferença radical entre o nacionalismo dos estado-naçom (como um tipo de nacionalismo castelhano que a partir das Cortes de Cadiz passa a desenvolver-se como espanholismo) e o nacionalismo emancipador das naçons sem estado. Noutras palavras, quanto um procura perpetuar o aparato jurídico-político do estado e o seu serviço a umha burguesia – cada vez mais transnacional- o outro procura artelhar-se como sujeito político próprio para a emancipaçom popular. Contodo, existem em Euskal Herria e nos Països Catalans nacionalismo burgueses que se vem, tactivamente ajudam ao nacionalismo emancipador- nom respondem a interesses de classe. Eis a facilidade com a que CIU e PNV podem chegar a acordos com o PP, porque as três formaçons pairam ao serviço do grande capital.

Em resumo, concordo com o Taibo e sublinho que todos os cidadaos do Estado espanhol som nacionalistas, ora espanhóis, ora dumha outra nacionalidade… E ainda haveria que incluir o vector do regionalismo ou protonacionalismo presente noutras regions. Finalizo com aquela consideraçom do Lenine de que o povo russo nom seria livre até que deixara de ser opressor, aplique-se isto no contexto da II Restauraçom bourbónica a negativa do suposto “inexiste” nacionalismo espanhol ao direito a decidir.

Umha aperta desde a Galiza.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: