Acortando el campo de trabajo (II Parte)

11 05 2009

La comunicación política está actualmente en decadencia. Los políticos no hacen uso de buenas expresiones, enunciados coherentes o palabras precisas en sus discursos (se ve claro en las disertaciones del senado americano).

  No obstante, es hora de acortar un poco el campo de trabajo que vamos a emplear. No es lo mismo hablar de retórica o de un análisis enunciativo. Hay muchos subtemas a nivel de análisis de contenido en los discursos políticos que pueden, y de hecho son, objeto de estudio. Por ello es necesario tener bien presente el objeto de este trabajo, que no es otra cosa que la palabra.

         Propongo un marco teórico que permite realizar esa tarea de manera sistemática y organizada. Ese marco supone, como punto de partida, una división en cuatro subgéneros de la investigación sobre el contenido del discurso político, o también, se podría extrapolar al debate político. Los cuatro subgrupos serían: el análisis lingüístico, el análisis temático, el análisis de contenido o estratégico y el análisis retórico.

         El análisis lingüístico es el estudio de las palabras utilizadas, del lenguaje. Podremos dividir aquí este grupo en un primer análisis lexicográfico. Este va a separar las palabras utilizadas y darles un sentido propio. Dentro del análisis lingüístico aparece también el análisis enunciativo, que dice si la estrategia del orador va a ser la de dialogar o debatir. Va a intentar identificar el talante del orador. Autores como Gilles Gauthier, experto en comunicación política dice del discurso lingüístico:

         Pues, admitámoslo, el análisis puramente lingüístico corre el riesgo de ser demasiado rudimentario: el contenido de un debate no se condensa totalmente sólo en las palabras que se pronuncian. Ciertos análisis lingüísticos no pueden superar la superficialidad en su pretensión de identificar los temas o las discusiones de un debate tomado únicamente en consideración sus componentes lingüísticos.

          El análisis temático consiste en tratar de individualizar y caracterizar las cuestiones, los problemas y los puntos que van apareciendo durante el discurso. Normalmente, cuando se hace algún trabajo al respecto, se van enumerando los temas, a veces, por orden de jerarquía.

         El análisis de contenido o estratégico es un análisis exhaustivo de lo que aparece en los discursos. Se identifican las cuestiones en juego, argumentos, y hasta los efectos de los discursos en el público.

         El análisis retórico se realiza atendiendo a los rasgos de su modo de presentación y emisión. Persigue una finalidad persuasiva a la que también sirven su forma o su estilo de exposición. El análisis retórico debe abarcar la forma de actuar frente a un auditorio y el buen uso de los procedimientos discursivos con la finalidad de transmitir mejor sus mensajes y lograr una plena atención del público al que va dirigido.

         La pregunta de partida que propongo en este blog es: ¿Con qué fin son utilizadas las grandes palabras? Para resolver esto, debemos echar mano tanto de discursos como debates políticos en los que esas palabras estén presentes. Claramente, se va a necesitar realizar un análisis a nivel lingüístico. Por otro lado, no debemos desperdiciar los otros niveles. A veces, las grandes palabras son el tema del discurso, otras veces, son utilizadas para dar al discurso cierta argumentación. Otras también para intentar meter en el bolsillo al auditorio, haciendo uso de palabras que actualmente son el punto débil de occidente. La más elegida para ese fin es la palabra “libertad”. Que cada día es maltratada hasta perder su noble esencia.

         Esta sistematización la tendremos en cuenta al analizar algunos discursos políticos, pero, recopilando lo anterior, con mucha lástima, debemos dejar atrás otros subgrupos y centrarnos precisamente en el análisis lingüístico y temático. Para muchos autores es un análisis que ha pasado desapercibido y apenas ha sido estudiado lo suficiente en estos últimos años. Una pena, si se tiene en cuenta que el no conocer el discurso nos hace indefensos ante cualquier atisbo de propaganda en los medios de comunicación.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: