Medios y eufemismos: ¿Necesario? (IV Parte)

22 05 2009

Se le llama “lenguaje políticamente correcto” a aquel que es acorde con las normas sociales de corrección de actitud y de pensamiento. Su violación lleva a la condena e, incluso, a la exclusión social. El origen de dicha práctica es usar un lenguaje que no pueda ofender a ningún colectivo. Lamentablemente, es necesario tener cierta educación y cultura para determinar qué es ofensivo y qué no lo es. El uso de este tipo de forma de habla desvía el auténtico problema de discriminación u ofensa hacia las palabras en vez de adentrar en las verdaderas causas de las mismas. Podría considerarse que el lenguaje políticamente correcto es un “eufemismo de eufemismo”.

Ramoneda llama “éxtasis de comunicación” a la máxima expresión de ambivalencia, surgida a raíz de la confusión de las palabras. Parafraseando al filósofo, éste dice que lo que se entiende por éxtasis es la salida de la propia realidad. Una circunstancia en la que la palabra deja de ser nítida y transitiva para convertirse en una segunda realidad que envuelve al mundo y confunde a la comunicación. Así, aparece un efecto de “ruido” muy grande que desvirtúa el discurso político. Esto también lleva por nombre “infopolución”, ante tal avalancha de nuevas informaciones, de nuevas tecnologías, de tantos discursos… ya no se aprecia la claridad ni la esencia de las cosas.

Veamos ejemplos de eufemismos que están presentes en las noticias de cada día:

–         Mujer pública, por prostituta.

–         Interno o recluso (en una cárcel), por preso.

–         Daños colaterales, por víctimas civiles.

–         Crecimiento negativo, por crisis o caída (en economía).

–         Conflicto bélico, por guerra.

–         Neutralizar, por matar, asesinar o masacrar.

–         Hombre/mujer de color, por negro o negra.

–         Establecimiento penitenciario, por cárcel.

–         Promoción horizontal, cambio de puesto sin ascender en la jerarquía con el mismo sueldo. Tras sucesivos “ascensos” es posible que se recupere el puesto inicial.

–         Pena máxima o capital por, pena de muerte o ejecución.

–         Clasificado, por secreto.

–         Desarme forzado, por guerra.

¿Son necesarias las metáforas?

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: